Bienvenido(a) a Grupo Linuxero del Bajío viernes, septiembre 20 2019 @ 01:46 CEST

Communication skills

  • Autor:
  • Lecturas 1,566
Artículos Recuerdo en mi años en el Tecno de Celaya, discutir saliendo de las pocas
clases no ingenieriles, sobre lo inútil que eran esos tópicos para un
ingeniero. Teníamos la idílica imagen del ingeniero, encerrado en su mundo,
aislado, incomunicado, resolviendo en su mente problemas, optimizando
procesos, innovando productos, y al momento de presentarlos ante la sociedad,
estos generarían aplausos, ovaciones y rostros desencajados por el asombro y
la envidia.

Es más, hace poco, un primo mío que estudia ingeniería mecánica expresaba esto
mismo, quejándose amargamente de su asignatura de redacción.

Pero esta mentalidad sólo la puedo entender y perdonar en un imberbe aspirante
a ingeniero, en un ingenuo rapaz cuya visión del mundo sea únicamente a través
de lo que le han enseñado en escuelas mediocres y padres bienintencionados
pero arrastrando una igual educación: fábulas de héroes míticos.

Llevo un tiempo siguiendo una de las tantas listas de correo del kernel, y me
asombra la cantidad y la calidad de código que se somete a revisión por ese
medio, las apasionadas discusiones que ahí se encienden y las centradas pero
pragmáticas soluciones a las que se llega. Y el kernel es sólo una muestra del
conjunto de productos de alta sofisticación tecnológica.

No, el ingeniero solitario no existe: todo el avance científico/tecnológico
actualmente sólo ocurre en comunidad. Y el trabajo en comunidad exige más
habilidades que la de solamente aplicar la ciencias exactas y esperar a la
inspiración. El quehacer científico/tecnológico demanda, además, habilidades
de comunicación, y no sólo en tu lengua materna, sino también en inglés, al
menos.

El principal problema de las comunidades es la relación señal/ruido (SNR por
su siglas en inglés). La señal es toda aquella información a transmitir, lo
importante, la razón de la comunicación y el ruido es todo aquello que
corrompe a la señal. En una comunidad se espera el desarrollo de un artefacto,
y la discusión está subordinada a este objetivo. Lo esperado es que la
información generada contribuya a la mejora del artefacto en cuestión. Pero
cuando los miembros de esta comunidad no saben expresarse correctamente, no
saben transmitir sus ideas, no son capaces de ensamblar sus pensamientos
dentro del cajón de las palabras, únicamente generan ruido. Y el ruido va en
detrimento del proyecto.

Las habilidades de comunicación no se adquieren por gracia divina, ni son
innatas, requieren cultivarse, implican ejercicio y disciplina. Es necesario
el estudio y el disfrute de la redacción, del aprender otros idiomas, de
interesarse por las etimologías, de escribir mucho y leer muchísimo más.

Transmitir lo que se quiere decir, con las palabras exactas, ni una más y una
menos. Ese es el propósito buscado. Contribuir a la disminución del ruido.

Así que la próxima vez que alguien me diga que no necesita de tópicos de
redacción o humanidades, inmediatamente lo tacharé de mi mente como alguien
con quien merezca la pena colaborar profesionalmente.